martes, 4 de julio de 2017

RISOTTO DE AJOS FRESCOS, TRIGUEROS Y GAMBAS AL IDIAZABAL

Para hacer el Risotto, no vale cualquier tipo de arroz, los arroces largos no valen. Hay arroces especiales, como el Arborio, que es una variedad italiana de grano corto.
Otro tipo de arroz es el Bomba. He usado el Arborio y me da buen resultado.
Si no los tenemos, se intenta con el arroz redondo corto peninsular.


INGREDIENTES; 4 personas


400 gr. De arroz Arborio
1 bandejita de ajos frescos, “ajetes”
½ paquete de trigueros (8 ó 10)
250 gr. de gambas
2 ó 3 cebollas moradas
Sal marina
Aceite de oliva,
Agua
150 gr. de queso Idiazabal (rallado)






ELABORACIÓN

Primero pelamos las gambas y reservamos.

Ponemos litro y medio de agua con sal a cocer y echamos ahí las cabezas y pieles de las gambas, cocemos y procuramos tener el caldo caliente, con cuidado de que no se evapore, si no, añadimos más agua.

Ponemos la cebolla bien picada a pochar con el aceite de oliva y echamos sal.
Picamos finamente los ajos frescos y añadimos a la cebolla, cuando empieza a coger color, troceamos con la mano los trigueros en trozos de dos o tres centímetros, sólo hasta donde se parten fácilmente, y los añadimos a la cazuela, removemos un poco y añadimos entonces las gambas peladas.
Dejamos cocinándose unos minutos. Cinco o seis.

Echamos el arroz y la sal.
Removiendo para que se mezcle todo bien y sofreímos durante un par de minutos o tres el arroz.

Ahora con la ayuda de un colador empezamos a añadir el caldo que hemos hecho con las cabezas de las gambas, poco a poco y removiendo continuamente.

Esta operación nos durará unos dieciocho o veinte minutos aproximadamente, dependiendo un poco del punto que nos guste del arroz.
Los puristas dicen que el grano de arroz, tiene que estar un poco al dente por dentro, o sea que mejor dieciocho... a nuestro gusto.
Hay que procurar no cortar nunca la cocción del arroz, para eso echaremos siempre el caldo caliente.


Hemos de calcular unas tres veces de caldo por una de arroz, aunque al estar echando y removiendo continuamente, utilizaremos la cantidad que nos pida hasta que el risotto esté hecho.

Apagamos el fuego, añadimos el queso de Idiazabal (que habremos rallado previamente), removemos para mezclar bien todo y darle un aspecto cremoso al risotto.


ON EGIN !!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario