martes, 11 de julio de 2017

PIMIENTOS DEL PIQUILLO A LA SIDRA

Con este plato unimos la rivera Navarra con la Gipuzkoa sidrera, Astigarraga, Hernani, Errentería, Oihartzun, Usurbil, Donostia...
Es bastante sencillo de realizar y un exquisito entrante o acompañante de otros platos, de carne por ejemplo.

Con los pimientos hemos de cerciorarnos a la hora de comprarlos que sean de Navarra, y si son de Lodosa, mejor, que para eso son el origen del pimiento del piquillo.

Los pimientos llegaron de América con Colón y se cultivan aquí desde el siglo XVI, evolucionando hasta conseguir muy diferentes clases. Entre ellos los del piquillo, un pimiento con una piel de un rojo intenso, carnoso, compacto, de una textura fina, que tiene sabor dulce y a veces picante.

Hoy día tenemos invasión de pimientos llegados de Perú y de China, que no tienen la calidad de nuestros pimientos navarros. Y aunque la marca sea navarra, mirad bien su origen, que demasiadas veces dice "Producto de Perú" o "Producto de China".

Entiendo que serán más baratos, si queremos podemos hacer la receta con pimientos de estos países, personalmente prefiero los peruanos, que al fin y al cabo es uno de los países originarios de los pimientos, (México, Bolivia y Perú).



INGREDIENTES

1 lata de pimientos del piquillo de Lodosa
2 ó 3 ajos
Aceite de Oliva Virgen
Sal marina
1 buen vaso de sidra de Gipuzkoa
Un poco de azúcar (opcional)



Sacamos a un plato o bandeja los pimientos, los limpiamos y quitamos las semillas.

Pelamos y cortamos en láminas los ajos y ponemos en una cazuela de barro con un chorro de aceite de oliva a fuego medio.

Cuando los ajos empiezan a coger color, añadimos los pimientos, enteros, echamos sal, removemos. Lo mantenemos a fuego medio hasta que empiecen los borbotones, echamos el vaso de sidra y esperamos a que vuelva la ebullición. momento en el que bajamos al mínimo, para que se vayan haciendo poco a poco.

Hay quien añade un poco de azúcar a los pimientos para evitar posible acidez. Con los del piquillo, no la uso.

Dejamos que se hagan suavemente y veremos como se evapora la sidra, cuanto más tiempo estén al fuego, más suaves saldrán los pimientos y repetirán menos.

Al final movemos la cazuela para compactar un poco la salsa y como siempre... ON EGIN!!!





Nota; Se pueden hacer perfectamente sin el vaso de sidra, añadiendo agua cuando veamos que está muy seca la cazuela, y para que no se nos peguen los pimientos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario